Mi Rincón de Expresar

Sabe a derrota y a miel.

Hoy una muchacha que no conozco de nada, que acepté por casualidad en mi instagram, me ha escrito; y me ha dicho que le gusta como escribo. También me ha preguntado cuándo volveré a escribir. Sinceramente, no se que ha visto en mi forma de escribir, ni en lo que escribo, pero me ha animado a volver a hacerlo.

La verdad es que lo que voy a escribir, es algo aciago, algo que hace poco más de tres semanas, iría contra mi ética, aunque por lo visto, hace dos días, poco me importó. No dejo de pensar, que lo que voy a hablar, va a ser desde una perspectiva paternalista y machista, pero me engañaría a mi mismo si no usase esta retórica.

Pienso que si me hubieran hecho lo que hice, buscaría sangre, y no me cansaría hasta encontrarla. Si bien creo que lo aceptaría, tambien pienso que el precio a cambio sería demasiado alto para ambos, y ser sujeto participante en tal acción, no es algo que me emocione.

Por otra parte, es una emoción que hace bastante que no experimentaba, y pese a lo frustrado, disfruté bastante, y sobre todo, no se le puso punto y final a la historia. Queda algo por escribir, pero "más pronto que tarde" lo sabremos.

Siempre nos quedará París, aunque París sea mora.

Comentarios

No hay ningún comentario

Añadir un Comentario: